En Finlandia el jefe ya no se esconde para espiar tu mail

04.03.2009 | Por: Ramón Peco - Soitu.es

Finlandia se ha convertido hoy en el primer país de Europa en el que las empresas pueden controlar los correos electrónicos de sus empleados: La denominada "Ley Nokia" ya es una realidad. El nombre le viene porque fue esta empresa la que según se dice presionó al gobierno finlandés para que aprobase leyes que permitiesen controlar el correo electrónico de sus empleados.

Todo comenzó con un supuesto caso de espionaje industrial por parte de uno de los empleados de Nokia. Este al parecer transfirió información confidencial a la empresa de telecomunicaciones china Huawei antes de que las dos empresas decidieran establecer una alianza a finales de 2008.

La polémica ya estaba servida. Tanto Nokia como el gobierno de Finlandia negaron los rumores de que la empresa de teléfonos había amenazado incluso con retirar su sede del país si no se aprobaba la famosa ley. Hace unas horas, los "deseos", reales o no, de este fabricante de teléfonos se han cumplido.

Hemos hablado con Carlos Sánchez Almeida, abogado y defensor los derechos civiles en internet. Su veredicto sobre la situación de la privacidad del correo en nuestro país es rotundo: "Ojalá los jueces españoles aplicaran la ley Nokia". El motivo de esta sorprendente afirmación es que en realidad en España la falta de regulación lleva a que nos enfrentemos a una situación aún más complicada que la de Finlandia.

¿Lex Nokia en España?

Hasta ahora, la legislación finlandesa garantizaba el secreto de las comunicaciones, y en caso de actividades sospechosas, sólo la policía podía investigar el correo electrónico de los trabajadores mediante la correspondiente orden judicial. Sin embargo, a partir de ahora las empresas pueden controlar los destinatarios y los remitentes de los correos que se envían, los formatos y el tamaño de los archivos adjuntos, o la fecha y hora de los mensajes, aunque no podrán acceder al contenido de los mismos.

Según nos cuenta Almeida, en España los políticos no se han puesto de acuerdo a la hora de legislar sobre la privacidad del correo, son los jueces los que toman carta en el asunto caso por caso. Sus sentencias se ven obligadas a decantarse entre lo que establece el artículo 18.3 de la Constitución Española ("Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial") y el artículo

20.3 del Estatuto de los Trabajadores ("El empresario podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad humana y teniendo en cuenta la capacidad real de los trabajadores disminuidos, en su caso").

Cifra tus correos

Es por ello que en España estamos ante un panorama marcado por cierta arbitrariedad, aunque quizá no por mucho tiempo. Tal y como señala Carlos Sánchez Almeida lo que hoy se ha aprobado en Finlandia "puede convertirse en un modelo de ley para otros países", algo que en su opinión es un "retroceso" pues lo idóneo es "blindar los derechos de los trabajadores".

Sin embargo, Almeida también señala que el trabajador tiene otras vías para evitar que el empresario tenga acceso al contenido de sus correos y nos señala la posibilidad de cifrar nuuestros mensajes. Recientemente en Kriptópolis mostraban incluso cómo se podía hacer esto con cuentas de Gmail.

Artículo original en Soitu.es